Luca Prodan, el mito que vino de Italia
PUERTOGATE : El silencio mediático y la caída de licitación

  DEPORTES  10 de diciembre de 2014
River campeón de la Copa Sudamericana
El equipo que conduce Marcelo Gallardo derrotó 2 a 0 al de Juan Carlos Osorio en el Monumental por el juego decisivo del certamen. El “Millonario”, que se consagró invicto, no gritaba campeón a nivel internacional desde 1997

La Copa Sudamericana, lustrada, inmaculada, brilla radiante en las manos de Barovero. Recibe los besos de Pezzella, Ponzio, Funes Mori... La acaricia Gallardo, se la pasan de brazo en brazo... Irá a parar, en poco tiempo, a las vitrinas del Monumental y dentro de unos años será más valorada que ahora, quizás como la comprobación exacta de la confirmada resurrección de River. Que fue crucificado con ese descenso a la B Nacional, que bajó a los infiernos en ese duro calvario que fue el peregrinaje por las distintas canchas del Ascenso, que regresó más temprano que tarde a la categoría que le pertenece, que poco después ganó un torneo local para mostrar que estaba vivo y que ahora consiguió un título internacional, esta Sudamericana, después de 17 años sin poder dar la vuelta olímpica en una competencia que no fuera local. Por el contexto, por la coyuntura, por los recientes antecedentes de ese club modelo en todos los niveles que pasó a ser un club devastado institucionalmente y con una mancha imborrable en lo futbolístico, esta Sudamericana vale mucho más que un simple título o una Copa más.

Este River campeón es un premio para un equipo que, por momentos, en este semestre, derrochó un fútbol de alto vuelo, superior a la media de lo que suele verse en el fútbol argentino y sudamericano. Que en una verdadera prueba de carácter, en su peor hora, eliminó nada menos que a Boca, el rival de siempre que llegaba disfrazado de verdugo y/o fantasma. Y que exhibió ráfagas de buen juego mezcladas con las trabajadas pelotas paradas. Y si hay dudas al respecto, se puede ver el video de los dos goles en esta final ante Nacional. Porque cuando Teo mostró que no era su noche, aparecieron Mercado y Pezzella, con sendos cabezazos, para hacer explotar a 60.000 almas que, valga la redundancia, hicieron explotar el Monumental.
 
En el arranque, River se había mostrado más intenso. Voraz para capturar la pelota, exhibía su dinámica y verticalidad que contrastaba con la cadencia típica colombiana. El uruguayo Sánchez rompía por derecha (Vangioni por la otra banda no pasaba por custodiar a Berrío) y de a poco el equipo de Gallardo empezó a convertir en figura a Franco Armani, el arquero argentino que ataja para Nacional. Protagonista y dueño de la pelota, River sufría cuando la perdía. Porque no hacía bien el retroceso y el conjunto visitante, muy prolijo en el traslado de la pelota, agarraba mal parada a la defensa. Así como Armani se lució con un par de intervenciones providenciales, Barovero no quiso ser menos y desvió con el pie, a puro reflejo, un remate de Cardona que estaba destinado a terminar besando la red. Igualmente, River dejó una mejor imagen y, más allá de Armani, no abrió el marcador en estos 45 minutos iniciales por la mala noche de Teo Gutiérrez.
 
 
Ya en el segundo tiempo, quizá víctima del nerviosismo lógico de una final en la que un error puede ser letal, se vio durante un buen rato a un River algo desorientado, demasiado largo en el campo de juego, con sus defensores dando ventajas y abusando del pelotazo y sin un mediocampo que contuviera ni enlazara con los delanteros. Pero en ese momento en el que parecía flaquear, se hizo fuerte en las alturas. Sí, justo cuando andaba por el piso, futbolísticamente cabizbajo buscando una respuesta para encontrar el camino al gol, Mercado anticipó en el área y cabeceó para el 1-0. Como si fuera un replay de esa jugada, al toque fue Pezzella el que saltó más que nadie y metió otro testazo inatajable para el 2-0. Con sendos corners ejecutados por Pisculichi (clave en las finales si se contabiliza su gol en Medellín), el Millo terminó de liquidar el partido y las ilusiones de un batacazo de Atlético Nacional.
 
 
River está de fiesta. Está de pie. Se terminó el luto. Volvió a vivir. Como para no celebrarlo.
 


COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:






LO MAS LEIDO DEL MES

 
 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
36.63
38.63

 

EL CLIMA EN SANTA FE

28.6°C

Parcialmente soleado

LO MAS LEIDO DEL AÑO 2019

 
 


www.santafenews.com.ar - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet
C