La diputada nacional de Cambiemos por Chacho está acusada de presuntos sobreprecios y licitaciones armadas para favorecer una empresa de su yerno. 

Sin responder preguntas de la jueza, pero dando luego una conferencia de prensa, la

diputada

nacional por Cambiemos Aída Ayala prestó declaración indagatoria en la causa que investiga presuntos sobreprecios y licitaciones armadas para favorecer a una empresa de su yerno, cuando fue intendenta de

Resistencia

.

La legisladora chaqueña, que todavía aspira a disputar la gobernación el año que viene, pidió la exención de prisión y acusó al fiscal y a la jueza Zunilda Niremperger de ser "instrumentos de una operación política". Los funcionarios judiciales leyeron la acusación en su contra. Sin embargo, ateniéndose a sus derechos constitucionales, decidió no responder preguntas y pidió que se cite como testigos a empleados municipales que participaron en los procesos de licitación que favorecieron a las empresas investigadas PIMP S.A. y Tecmasa, entre otras.

No cambia nada

Concluida su indagatoria, Niremperger confirmó que la declaración de la ex intendenta de

Resistencia

"no cambia nada en su situación judicial" y se sumó al fiscal federal Patricio Sabadini a reclamar que la cámara de Diputados de tratamiento al pedido de desafuero para poder detenerla.

Según pudo saber Crónica, desde Cambiemos sostienen que votarán en forma afirmativa el reclamo de la justicia, pero contradicen a la magistrada al afirmar que no ingresó oficialmente ninguna solicitud, con lo cual no pueden convocar a la comisión de Asuntos Constitucionales para definirlo.

Compartir

Comentarios