Una adolescente de 16 años encontró partes del cuerpo de un recién nacido envueltos en una manta blanca en la localidad santafesina de Coronda. La criatura, quien tenía aproximadamente 10 días de vida, estaba en avanzado estado de descomposición y no pudieron tomar sus huellas dactilares.

Acá se produjo el macabro hallazgo.

Compartir

Comentarios