14 de octubre de 2018

Los venezolanos que buscan una nueva vida en la Argentina

Muchos de ellos son profesionales que huyeron de su país y hoy trabajan en Buenos Aires por un promedio de 12 mil pesos mensuales. Radiografía de un éxodo migratorio que no tiene precedentes en la región.

Por Sofía Barruti
sbarruti@cronica.com.ar

Cualquier persona que recorra las calles del país se atrevería a reconocer entre los transeúntes a los ciudadanos venezolanos. Y es que ya sea por su tonada tan particular o su calidez, en Argentina ya no son turistas que posan frente a cámara en los edificios emblemáticos, sino que cada vez son más los mozos que atienden en un café con acento extranjero, o los ciclistas que circulan por las calles con un pedido listo para ser entregado al cliente.

 

La situación económica, política y social en Venezuela atraviesa una crisis humanitaria que arrojó cifras históricas en términos de inmigración alrededor del mundo. En Argentina, si se considera sólo el primer semestre de 2018, ya se otorgaron 25.000 residencias encabezando el ránking de nacionalidades. Fue también el propio presidente, Mauricio Macri, quien expresó durante el Debate General de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) su preocupación por la situación de los derechos humanos en Venezuela y advirtió que llevará el caso a la Corte Penal Internacional ante la grave situación humanitaria que atraviesa el vecino país.

 

Marcos Colombo reside en Argentina desde el año pasado. Graduado de periodismo, cuando ve las cámaras de Crónica HD recuerda los gajes de su oficio con cierta nostalgia: "Era reportero, pero desde que vine aquí es complicado conseguir trabajo de la profesión. Cuando llegué, comencé a trabajar en un restaurante 12 horas por día y ganaba $11.000 al mes". Su relato no es más que un fiel reflejo de lo que le sucede a la mayoría de inmigrantes que buscan escapar de una difícil situación. Sobre la calle Lavalle, hay un maxikiosco que tiene una particularidad. Su nombre es el resultado de la fusión entre Venezuela y Argentina y casi una decena de empleados trabajan por $12.000 al mes con los que intentan comer, pagar un alquiler, y en caso de sobrarles, enviarles ayuda económica a aquellos familiares que aún no lograron escapar. En "Ven-Arg" venden todos los productos latinos para que aquellos que decidieron dejarlo todo en busca de un lugar mejor eviten sufrir el desarraigo. La dueña del local es abogada y desde que vino al país, trabaja de manera ininterrumpida para mejorar sus ingresos y calidad de vida.

 

Consultado sobre la precarización laboral, Horacio García, director nacional de Migraciones, sostiene: "La  Argentina es un país muy amplio a la hora de recibir extranjeros, pero por supuesto que tenemos restricciones. Nosotros hacemos controles de permanencia y queremos que todas las personas que estén contratadas lo hagan bajo la ley de contrato de trabajo".
 

 

Documentación

Si bien los venezolanos consultados se muestran agradecidos con la recepción, también remarcan las dificultades a la hora de obtener la documentación correspondiente. "Cuando yo llegué tardé sólo un mes en esperar el documento. Pero tengo una amiga que espera desde noviembre del año pasado y hasta esta altura aún no consiguió más que los papeles temporarios", explica Josymar Pacheco, una ex estudiante de arquitectura quien también abandonó sus estudios por necesidad.

Colombo coincide sobre este mismo punto: "En la actualidad, unos compañeros solicitaron el turno para el documento y se lo dieron para marzo de 2019. Es decir que hoy hay una demora de un año que está complicando que las personas puedan quedarse legalmente y trabajar en el mismo sentido".

Al respecto, los datos que brinda Migraciones exponen que desde 2006 hasta agosto de 2018 se otorgaron casi 100.000 radicaciones a venezolanos. Además, dentro del saldo migratorio actual, más de 54.000 son ciudadanos de ese país que ya iniciaron el trámite de residencia o solicitaron un turno.

Como alternativa, García propone la radicación electrónica. "Con esta herramienta no habrá más colas ni abusos para que directamente desde cualquier lugar del país una persona pueda iniciar su trámite". A pesar de los escollos, Argentina demostró ser un país en donde los venezolanos encontraron refugio y se muestran dispuestos a sortear las dificultades para lograr que el tango y las arepas se fusionen en un mismo suelo.

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios