SANTA FE  3 de septiembre de 2018

Reacomodamientos en el oficialismo tras la caída de la reforma constitucional

Sin posibilidad de reelección para Lifschitz, los socios del Frente Progresista avisan que el candidato deberá salir de las Paso.

Caída la chance reeleccionista del gobernador Miguel Lifschitz, al Frente Progresista no le queda otra que repensar su estrategia electoral para el 2019. El presidente de la Cámara de Diputados Antonio Bonfatti asoma como número puesto para liderar la propuesta de la coalición oficialista. Pero otros partidos del progresismo santafesino ya avisan que pugnarán por concretar una PASO. “No nos cierra la ecuación de un solo candidato, el Frente necesita de una alternativa radical”, planteó el ex vicegobernador Jorge Henn. “No hay que ser terminante en los escenarios”, pidió el presidente de los ucerreístas Julián Galdeano. “Hay muchos candidatos dentro del Frente”, soltó al pasar el diputado de Creo Ariel Bermúdez.

El PJ, el PRO y la izquierda truncaron el miércoles el sueño reformista del titular de la Casa Gris. Como consecuencia de ello, Lifschitz no podrá usufructuar su buena imagen positiva para postularse nuevamente a la gobernación. Entonces, el Frente deberá apelar a otros nombres para enfrentar a Perotti, Corral, Cleri y compañía. El de Bonfatti sale cantado. El presidente de la Cámara Baja es el presidente del PS nacional y tiene conocimiento en toda la provincia. En estricto silencio, por el momento no está dando entrevistas, recorre distintos puntos de Santa Fe. Pero en otros partidos del progresismo emerge la idea de ponerle, en la primaria, un competidor a Antonio.

Así lo adelantó, contundente, el diputado Henn, que integra el sector NEO, el más frentista de las tres líneas radicales. Universidad, en la figura de Corral, jugará fuerte en Cambiemos y el MAS, con su líder Galdeano, por el momento seguirá jugando al equilibrio extremo. “Una PASO es necesaria y vital y el radicalismo tiene una necesidad de exigir mayor protagonismo en el Frente Progresista”, lanzó el ex vicegobernador, para quien la contienda electoral 2019 llevará al oficialismo a enfrentarse con el peronismo “que, en cabeza de Perotti, aniquiló el Estado en los años noventa y en términos de categoría conceptual queda perfectamente cómodo al macrismo que gobierna la Argentina”, disparó el legislador radical.

Henn, que fue compañero de fórmula de Bonfatti entre 2011 y 2015, incluso tiró un nombre arriba de la mesa. Postuló, “y no es apresurado decirlo”, al ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro, en un hipotético cruce con Bonfatti. “Hay que repensar el espacio del Frente Progresista, debe haber una candidatura a gobernador que exprese la idea de un radicalismo progresista y reformista que el Frente necesita. Pullaro es una de las alternativas para representar esa mirada radical”, afirmó el legislador. El ex presidente de Senadores, por otro lado, lee que un grupo de radicales que “estaban cerca” de Cambiemos, ahora están “pidiendo pista” en el Frente porque “ven una construcción sólida, que se sostiene a largo plazo”. En esa línea, sorprendió verlo a Galdeano arriba del escenario de un acto del Frente, en el día previo al debate reformista, junto a Galassi y otros diputados y diputadas progresistas.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios